IDEAS PARA DÍAS DE SOL: Trabajar la motricidad fina

¡Hola!

Hoy os traigo una actividad estupenda para estos días primaverales tan buenos, por lo menos aquí en Madrid (lo siento por todos mis compis de Euskal Herria jajaja).

Es perfecta para aquellos que tengáis jardin, terraza, balcón, y queráis aprovechar todos los rayitos de sol al máximo para vuestros peques. La actividad está dirigida a niños de entre 2 y 5 años.

Los materiales que vamos a utilizar son muy sencillitos y los hay en todas las casas: sal, cuchara, caja, cuenco, vasitos y un embudo (la regadera está de adorno, es que quedaba bonita 🙂 ).

montessori arena

Como veréis, la sal la he teñido de azul con tizas, simplemente para que se vea más atractiva, pero en blanco nos sirve igual, o azúcar moreno, blanco, etc.

Cucharas podéis usar también la que queráis, yo he utilizado una cucharita medidora rosita pero nos serviría cualquier tipo de cuchara, ¡incluso un cazo de sopa!

El objetivo de esta actividad es trabajar la motricidad fina con los niños, algo que va a facilitar el acceso a la escritura, ya que se emplean movimientos muy precisos realizados sobre todo con las manos.

Los niños van adquiriendo la motricidad fina por sí solos según van creciendo, pero no está de más echarles una manilla y si podemos trabajar jugando mejor que mejor, ¿no? Todas las actividades en las que el niño tenga que realizar acciones manipulativas de elementos pequeñitos van a favorecer el desarrollo de la motricidad fina: atar botones, abrir y cerrar cremalleras, clavar pinchitos de colores, coger el lápiz para dibujar…

A lo que vamos; que en esta actividad lo que vamos a hacer básicamente es pasar arena de un lado a otro con ayuda de recipientes, que en este caso son la cuchara y el embudo. Vaciamos la sal en una caja o cuenco grande, y una vez allí bien asentada comenzamos a coger cacitos de sal con la cuchara, de ahí lo pasamos al embudo y de embudo caerá a los vasitos.

arena 6

Primero llenamos un recipiente con sal

arena1

Cogemos sal con la cucharita

arena 5

Pasamos la sal al embudo, y de ahí cae a los cuenquitos

arena2

O podemos hacerlo directamente con la cuchara y sin embudo

La verdad es que pueden pasarse horas jugando a esto, y ya véis que es una actividad que no cuesta nada hacerla ni hay que comprar material especial para llevarla a cabo. Cuando queráis terminar la actividad, para volver a guardar la sal en su recipiente, podéis pasarla a través de los vasitos.

arena4

Es muy importante no obligar al niño a hacer la actividad de esta manera y dejarles jugar de la forma que quieran, pues ellos mismos van a explorar y a sacar partido a todas las posibilidades. Les podemos enseñar cómo lo hacemos nosotros y jugar con ellos, y luego decidirán si quieren seguir jugando como nosotros o hacerlo a su manera, ¡aquí todo vale! No pasa nada si se le cae la sal y se desparrama todo, no se le debe corregir al niño en su forma de jugar ni de manipular el material (a no ser que lo esté destrozando) ni obligarle a jugar si en ese momento no le apetece. Y si vemos que no es capaz de coger la cuchara sin que se le caiga todo, ¡no pasa nada! Igual es que todavía no está preparado para ello.

¿Queréis probarlo? ¡Animaos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s