CUENTO: EL SEÑOR TIGRE SE VUELVE SALVAJE

¡Buenos días por la mañana blogeros!

Comenzamos el día de hoy con un cuento súper reivindicativo y cañero, “El señor tigre se vuelve salvaje” de Peter Brown.

sr tigre portada

“En mi opinión profesional, todos deberían darse la oportunidad de volverse un poco salvajes de vez en cuando”. Estas palabras son del propio autor, y no puedo estar más de acuerdo con él.

En mi humilde opinión, creo que es un libro impresionantemente bueno.

Nos habla sobre el señor tigre, el cual vive en una sociedad aburrida, regida por unas normas rígidas de comportamiento social donde las apariencias son lo que más importan, y nada ni nadie se sale de lo “correcto y normal”, de lo que se espera de ellos.

El señor tigre se siente atrapado en esta sociedad tan estricta y gris, en la que tiene que cuidar las apariencias y vivir infeliz con todos los demás miembros tan serios y formales. Se siente muy atrapado, porque en esta sociedad no cabe nada que sea diferente.

sr tigre gris

Hasta que un buen día, no aguanta más y decide hacer un pequeño cambio, algo que marca la diferencia, una idea muy salvaje: caminar a cuatro patas, que es como él nota que tiene que ser. Haciendo esto se siente infinitamente mejor, pero los demás miembros se sienten bastante disgustados.

Después de caminar a cuatro patas, se arma de valor y va más allá: se despoja de su ropa, y debido a ello es devuelto a la selva, a su origen. Se está comportando de manera salvaje, con lo cual no tiene sitio en la sociedad y debe ser devuelto a la selva.

El señor tigre se alegra muchísimo y se va a la selva donde se desfoga y disfruta de todo lo que le han negado. Pero claro, llega un punto en el que el señor tigre empieza a echar de menos el estar rodeado de gente, de convivir y relacionarse, porque no deja de ser un ser social, asi que decide volver.

sombrero sr tigre

Y cuál es su sorpresa cuando al regresar, se encuentra con que todo ha cambiado, y gracias a una pequeña acción que él ha realizado ha marcado para bien al resto de habitantes. Ha supuesto un cambio, el inicio de algo que va a romper con la represión que vivían antes todos los animales de la ciudad. Puede que nos suene de algo y podamos extrapolarlo a lo que está sucediendo ahora mismo en nuestra propia sociedad: un cambio, o pequeñas acciones que nos guían hacia otro camino que esperemos sea el de la felicidad.

Como dice Josep Oliver sobre este cuento, “Es un libro sobre las convenciones que nos gobiernan, sobre el dejarse llevar, sobre las ideas de qué está bien y qué está mal, y de lo que, en definitiva, está o no socialmente aceptado. Su ejemplo ha roto un modelo anclado en la represión de toda individualidad y disconformidad, y ha demostrado que no era precisamente la uniformidad el elemento conglomerador de esta sociedad”.

No podríamos describirlo mejor. Destaca lo importante que es tener opiniones propias y saber vivir a tu manera, desarrollando un criterio personal hacia las cosas.

Además, me encantan las ilustraciones, y cómo Peter Brown consigue que la ciudad sea la más gris y oscura, nos transmite mucha seriedad, mientras que la selva está llena de colores vivos y transmite un sitio de libertad, diversión y ganas de romper con la norma.

El mensaje de este cuento lo podemos trasladar a las aulas, donde cada vez, en mi opinión, estamos convirtiéndolas más en ciudades grises que en selvas coloridas, que es lo que deberían ser. Los niños en la escuela tradicional tienen que hacer cosas que no les interesan ni les motivan, son repetitivas y muchas veces no cumplen con sus necesidades.

Hace un tiempo leí algo que me llamó mucho la atención, y decía algo así: “Educamos a los niños como si les estuviéramos preparando para una oposición, y no para la vida”. Yo como educadora y maestra, tengo claro que cuando ejerza no quiero eso para mis alumnos. Quiero que aprendan, respetando sus ritmos, intereses, motivaciones… que venir a clase suponga diversión y lo hagan voluntariamente, no obligados, que estudien para aprender y no para aprobar.

En la escuela tradicional, y la que no quiero para mis alumnos, los niños tienen que estar en silencio, obedecer órdenes, pautas y normas continuamente, hacer lo que se les diga sin rechistar, y aceptar ser castigados si no cumplen lo establecido. En fin, ser sumisos en una ciudad gris.

Pues mi cole ideal, y particularmente mi aula, va a ser un aula SALVAJE, donde todos vamos a ser el Señor Tigre y gritaremos juntos un enorme…

 ¡¡¡GRRRRROOOOAAAAARRRRR!!!

sr tigre selva

Anuncios

2 comentarios en “CUENTO: EL SEÑOR TIGRE SE VUELVE SALVAJE

  1. Muy bien dicho, Jani, seamos todos salvajes !. Ojala consigamos que en las aulas reina la libertad, el respeto mutuo, la alegría y el entusiasmo. Y que se les tratre cómo individuos con sus individualidades y no como a masas

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s