EDUCAR A TRAVÉS DE CONSECUENCIAS

La entrada de esta semana llega un poco tarde, y es que han sido mis primeros días en el cole y yo también necesito mi periodo de adaptación… Los que seáis profes me entenderéis, ¡con la de cosas que hay que hacer a principio de curso!

Hoy vamos a hablar sobre la importancia de enseñar a través de consecuencias y no con premios y castigos.

De toda la vida hemos oído eso de: PORQUE LO DIGO YO, las cosas se hacen así, si no te comes todo el plato no podrás ver la tele, te quedas sin jugar…

El castigo siempre ha estado ahí, pero no por eso es un método muy pedagógico. De hecho, es bastante poco educativo, y pueden ocasionar más daños que beneficios. Casi todos hemos sufrido en nuestras propias carnes el látigo del castigo, por ciertas conductas poco adecuadas.

En principio, el castigo se utiliza para cambiar una conducta inapropiada en un momento determinado, pero son muy poco educativos y pueden ocasionar consecuencias muy negativas, muy lejos de lo que realmente queremos conseguir.

disciplina-vs-castigo-en-los_409x611

Los efectos de los castigos son muy limitados y momentáneos. Con esto lo que quiero decir es que no modifica la conducta del niño, sino que esa acción se va a volver a repetir cuando no les veamos o cuando puedan hacerlo. El niño no desaprende la mala conducta, simplemente no la hace porque le hemos dicho que no la tiene que hacer, pero no sabe realmente por qué.

little boy big problem - five years old boy isolated on white

Otra opción es educar a través de los premios. Cuando digo “premios”, no me estoy refiriendo a algo material. Considero premio a refuerzos positivos como una sonrisa, un halago, dejarle jugar a algo que le gusta mucho… pero este tampoco es el método mas adecuado, ya que si tenemos un niño, por ejemplo, que no quiere lavarse los dientes y le decimos:

“Si te lavas los dientes, te dejo ver un ratito más la tele antes de dormir”

¿Qué va a pasar? Pues que el niño ve eso como un premio por haberse lavado los dientes. No va a entender que tiene que lavarse los dientes por su bien, y no porque nosotros queramos.

Voy a poner el mismo ejemplo para que veáis lo que supone educar con consecuencias. A ese mismo niño, si en vez de decirle: “te dejo ver un rato mas la tele antes de dormir”, le decimos esto:

“Si te lavas los dientes vas a tener más tiempo antes de irte a la cama, y vas a poder jugar o ver la tele un ratito más”, el va a ver que ver la tele o jugar un rato más es una consecuencia de sus actos, y no un premio. A veces simplemente es cambiar un poco la forma en la que decimos las cosas.

Lo que queremos conseguir evitando los premios y castigos es favorecer la autonomía del niño y su motivación por hacer las cosas bien. Os doy otro ejemplo:

“Un niño que está jugando con sus juguetes, llega la hora de cenar y no quiere recogerlos. Llega su papá y le pide que recoja pero él se niega. Entonces, el papá le dice esto: “como no quieres recoger tus juguetes, vas a estar castigado y no vas a poder usarlos mañana”

Ahí el niño lo que ve es:

NO RECOJO-NO JUEGO MAÑANA CON MIS JUGUETES

 ¿Por qué no va a poder jugar mañana? Porque no ha recogido. ¿Pero qué relación tiene no recoger con no poder jugar? No lo sabe, simplemente porque se lo dice su papá. Pero si en vez de decirle eso, le dijera esto:

“¿No quieres recoger? Vale, no pasa nada, pero como los has dejado todos ahí tirados, yo entiendo que ya no los quieres y se los daré a otro niño que quiera jugar con ellos”

Ahí el niño está viendo una consecuencia de sus actos, del no ordenar:

NO RECOJO-MI PAPÁ ENTIENDE QUE NO QUIERO LOS JUGUETES- SE LOS DA A OTRO NIÑO-NO JUEGO CON ELLOS

Tiene que ser a corto plazo claro, porque ya sabéis que los niños viven al día y como la consecuencia sea de aquí a un mes… uuuff… ¡eso ya se nos ha olvidado! No podemos reñir al niño el jueves por algo que ha hecho el martes.

Es muy importante educar con consecuencias, aunque es difícil y a veces no vamos a encontrar la consecuencia a la primera… el otro día, en un curso, salió la duda de: “¿qué consecuencia le digo a mi niña que tiene no lavarse los dientes?”

Claro, si le decimos: “es que te van a salir caries y vas a tener que ir al médico”, es lo que decíamos antes, que le va a dar igual porque no es algo que vea a corto plazo.

Ante la negativa a lavarse los dientes, podemos sugerirles diferentes ideas, como llevar un muñeco al baño y lavarle los dientes primero al muñeco. Esto doy fe que funciona porque lo he utilizado y va genial, el niño se ve responsable de que el muñeco tenga los dientes limpios, es una tarea de la cual él es el responsable, y va a hacer que vea lo importante que es lavarse los dientes, porque le diremos:

  • ¿Te has asegurado que el muñeco tiene todos los dientes limpios? ¡Mira que si no le van a salir caries! Vamos a hacerle revisión de dientes.

Seguramente que después de lavarle los dientes al muñeco, se los lava él. Podemos enseñarle la consecuencia a través del muñeco y que él no se sienta atacado directamente.  Además, les encanta ayudar y sentir que dominan y deciden sobre algunas cosas.

También les podemos dar opciones y que ellos decidan:

  • ¿Qué prefieres, cepillarte los dientes con pasta de menta o de fresa?
  • ¡Hoy eliges tú en qué grifo vas a cepillarte los dientes!
  • ¿Quieres que nos lavemos los dientes todos juntos o prefieres hacerlo solo?
  • ¿Quieres cepillarle los dientes a mamá o a papá después de haberte cepillado los tuyos?

nina-lavandose-los-dientes_image_fullblock

Es muy importante no amenazar, puesto que impedimos el aprendizaje del niño. Por eso es imprescindible que experimenten las consecuencias propias de sus actos. Ésa es la diferencia básica entre una consecuencia educativa y un simple castigo.

Lo primero es que el niño tenga claras las normas y los límites, y no tenemos que ser tampoco muy estrictos a la hora de establecerlos. Hay que pensar que los niños todo lo que hacen lo hacen por algo, y no tenemos que ver la educación como una competición de poder en la que hay que ganar sí o sí.

Las normas tienen que ser claras, y centrarnos en la conducta que queremos que el niño vea. Por ejemplo, si estamos hablando con alguien y el niño nos interrumpe, podríamos decirle “no me interrumpas cuando hablo con alguien”, o “espera a que termine de hablar y luego me hablas tú”, en vez de decirle “qué pesado estás hoy” o “cállate un momento”.

Posteriormente les tendríamos que explicar que es muy molesto para alguien que está hablando que se le interrumpa constantemente, porque no oímos lo que nos está contando. Les podemos poner un ejemplo práctico, y mientras nos cuenta qué ha hecho en el cole, alguien entra en escena interrumpiéndole y dejamos de hacerle caso.

Sobra decir que no hace falta gritar, las cosas se pueden decir tranquilamente y sin levantar la voz (aunque a veces estemos de los nervios), y no ver al niño como un rival que quiere quedar por encima de nosotros.

También es muy importante actuar en consecuencia, hay que ser firmes y consistentes en las decisiones. Cuando el niño ve que sus padres actúan de forma firme y segura, va a tener más en cuenta las normas y las va a respetar.

Y no vale que mamá diga una cosa y papá diga otra (digo mamá-papá pero con todas sus variantes mamá-mamá, papá-papá, mamá sola y papá solo). Hay que ser firmes y aunque en un momento dado no nos guste lo que ha dicho el otro, jamás hay que decírselo delante del niño (entre profes más de lo mismo) ya que el niño puede verlo como una falta de autoridad de uno de los miembros.

¡¡OJO!! No me refiero a las consecuencias como una forma de castigo, sino como una forma para que los niños puedan ver qué puede pasar si hacen o dejan de hacer ciertas cosas, no porque nosotros vayamos a castigarles, sino porque es así y va a pasar (Si no comes, tendrás hambre y te dolerá la tripa. Eso no es por gusto, es algo que va a pasar).

Hacerles responsables de sus actos es educarlos para el día de mañana, porque en la vida real nadie les va a salvar de sus acciones y frustraciones, sino que habrán tenido que aprender a sobrellevarlas sin hundirse a la primera de cambio cuando algo no les sale como ellos quieren.

Tengo que reconocer que yo he trabajado mucho con premios, y creo que de vez en cuando no está mal usarlos (premios que no sean materiales, claro) pero siempre prima la consecuencia. El niño no puede ver que le has premiado por su acto si antes no ha visto la consecuencia del mismo.

Espero que os haya gustado la entrada y os invito a que pongáis en práctica la educación a través de consecuencias, ¡veréis que buenos resultados!

Anuncios

4 comentarios en “EDUCAR A TRAVÉS DE CONSECUENCIAS

  1. Totalmente de acuerdo, de hecho, precisamente esta semana publiqué un post hablando de las alternativas a los castigos. Con respecto al empleo de premios, creo que también es un camino fácil pero no el más adecuado. Estoy totalmente a favor de la educación basada en las consecuencias naturales. Y por cierto, yo también soy profe, y te entiendo, el comienzo de curso no deja mucho tiempo para nada 😊
    ¡Un saludo!

    Le gusta a 1 persona

  2. Me encanta el post, y la teoría, la tengo bien aprendida, pero me cuesta infinito aplicarla, sobretodo de de que tengo dos, cada día se me escapa algún premio/castigo, y luego me sabe fatal, pero buf…

    Espero que la pràctica e insistir me ayude a mejorar poco a poco pero de momento eso y alzar el tono de vez en cuando me tienen desesperada porque no logro controlarlo.

    Me gusta

    1. Si es que es normal, a veces es difícil hacerlo de esta forma porque nos ponemos nerviosos y ya se nos agotan las respuestas… pero como dices, con práctica todo se consigue, además a la larga es mucho mejor para ellos, para que aprendar a no frustrarse cuando algo les sale mal, a saber gestionar sus problemas de forma autónoma y calmada… ¡Piensa que vas por el buen camino, y ánimo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s