CUENTO SOBRE EL VALOR DE LA AMISTAD: CRUNCH!

El cuento del que os voy a hablar hoy lo compré en Bath en el mes de agosto, cuando fui a visitar a mi hermana. Solamente he ido dos veces, pero las dos he repetido las mismas tiendas, y una de ellas es una librería en la que siempre encuentro algo que me llama la atención. Y precisamente este cuento, en cuanto lo ví supe que era la bomba. La verdad es que me dejo guiar mucho por las portadas de los libros (ya se que no debería), ¡pero soy débil! Y las ilustraciones de este cuento me enamoraron.

Muchas veces me pasa lo mismo, pero no siempre el contenido del cuento es tan bueno como sus ilustraciones. En este caso, el contenido es tan genial como los dibujos. El cuento se llama “Crunch!” y su autora es Carolina Rabei. No he conseguido encontrarlo en castellano, este es en inglés.

image6 - copia

La historia nos cuenta la vida de un pequeño hamster gordito y glotón llamado Crunch, que vive en su jaula sin preocupaciones y con todo lo que necesita para ser feliz. Lo que más le gusta en la vida es comer, pero hay algo que falta en su vida y no sabe lo que es…

image2 - copia

De pronto, un día, aparece fuera de su jaula un inesperado visitante, un gracioso ratoncito llamado Cheddar con mucha hambre que le pide que por favor, comparta algo de su comida con él ya que está muy hambriento y él tiene comida de sobra como para compartir. Pero nuestro querido Crunch no está del todo convencido con esta propuesta y le pide algo a cambio.

image3 - copia

El pequeño Cheddar, más simpático que nadie, lo único que puede ofrecerle es un enoooorme abrazo amistoso (que no es poco) pero Crunch rechaza su oferta, ya que según él, no necesita ningún abrazo.

image4 - copia

A todo esto, y ante la negativa de Crunch a darle comida a Cheddar, el ratoncito se va igual de hambriento que vino. Crunch termina de comerse su desayuno, pero en su conciencia hay algo que no está bien. Comienza a pensar en su recién llegado amigo Cheddar… ¿Dónde estará? A lo mejor está tan hambriento que está con muchos dolores de tripa, buscando en cualquier esquina algo para comer… ¡O quizá esté en peligro!

image5 - copia

Entonces, Crunch es consciente de lo que ha hecho. Ha conservado su comida, ¡pero ha perdido un amigo! Antes de que sea demasiado tarde, decide ir a buscarlo y salvarlo de todos los peligros del mundo. Pero claro, él nunca antes ha salido de su jaula… Gracias a esta necesidad tan fuerte de salvar a su amigo, decide salir, y es así como descubre todas las maravillas del mundo, cosas que nunca antes había visto ni sentido. Salió de su zona de confort… Aunque no encontraba a Cheddar por ninguna parte.

image1 - copia

Cuando se dió por vencido y decidió volver a su jaula lamentándose y pidiendo perdón en voz alta a su amigo, alguien desde dentro le respondió…

¿PERDÓN POR QUÉEEEE?

image1

Me encanta el final, y el proceso que pasa Crunch superando sus dificultades para ayudar a su amigo. Nos enseña el valor de compartir con los demás, sobre todo con los que no tienen; y la importancia de la amistad por encima de todo. Además, nos transmite la necesidad de descubrir cosas nuevas, de salir al mundo y no temer a lo desconocido.

Simplemente un libro genial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s