EL LOBO NO SIEMPRE ES EL MALO

¡Hola a todos!

Acabo de llegar de mi viaje a Italia hace unos días y todavía parece que estoy en una nube italiana, ¡vengo enganchada! Como siempre que hago un viaje (o hacen), me he comprado un cuento allí. En Italia no es tan difícil, porque el idioma más o menos se puede entender bien.

He decidido juntar este del que os hablo con uno que me regalaron en la feria del libro, ya que la temática es la misma: que el lobo no siempre es el malo de los cuentos. 

Me gustan mucho las diferentes versiones de los cuentos tradicionales y los autores que se atreven a versionar de otra forma estas historias. Ya os enseñé el de “La cenicienta que no quería comer perdices”, versión de La cenicienta. Pues hoy os voy a enseñar dos versiones, una de Los tres cerditos y otra de Caperucita roja, o como los han versionado:

“Los tres lobitos y el cochino feroz” y “Lupetto rosso”

DSC01376

El primero que vamos a ver es “Los tres lobitos y el cochino feroz”, de Eugene Trivizas y Helen Oxenbury, editado por ekaré.

La historia habla sobre tres lobitos hermanos a los que su mamá les dice sutilmente que ya va siendo hora de que busquen un poco su camino, que salgan de casa, pero con mucho cuidado, ya que anda suelto el Cochino Feroz, un cerdo malo malísimo (estas mamás, siempre velando por la seguridad de sus cachorros).

Es entonces cuando deciden hacer una casa para los tres. Esta es una de las diferencias con el cuento tradicional: esta vez los lobos trabajan en equipo y hacen una casa para los tres, al contrario que los cerditos que parece que competían por ver cual era el hermano mejor o el más vago, encima cada uno por su lado.

Trabajando en equipo, los lobitos consiguen hacer una preciosa casa de ladrillos.

DSC01377

Cuando terminan, se van al jardín a jugar pero aparece el malvado cerdito, con cara de malas pulgas poniéndose a soplar para tirar la casa de los lobitos.

DSC01378

DSC01379

El cerdito no consigue tirar la casa, así que coge un mazo y la consigue tirar. Este cerdo no se anda con tonterías. Los lobitos consiguen escapar, y deciden hacer una casa más resistente.

DSC01380

La historia se repite, cada vez con materiales más resistentes y con actitudes más agresivas del cerdito… Esta es una parte algo violenta del cuento .

DSC01381

Al final, los lobos encuentran una forma para que el cerdito no les moleste, además encuentran un material perfecto que hace que el cerdito recuerde la alegría de vivir y se “reinserte”. Nos viene a decir que con la violencia no conseguimos nada, y que a veces cuanto más intentamos encerrarnos y rechazar lo que no nos gusta, es peor. El pobre cerdito solo necesitaba que alguien le hiciera caso y le recordara lo bonita que es la vida.

El siguiente cuento es el de “Lupetto rosso“, de Amelie Flechais. Es algo más largo y las ilustraciones son simplemente maravillosas.

DSC01383

En este caso, es un lobito el que tiene que ir a ver a su abuelita y llevarle un conejo, ya que está sin dientes y no puede cazar. Su mamá le advierte de la presencia en el bosque del cazador y su hija, de los que tiene que alejarse a toda costa ya que son muy pero que muy peligrosos. Por el camino tiene tanta tanta hambre, que inevitablemente acaba comiéndose el conejo…

DSC01382

Está muy muy triste pensando en qué van a decir de él los demás lobos. De pronto, aparece una niña muy dulce y muy educada… a pesar de las advertencias de su madre, el lobito no ve ningún tipo de peligro en aquella niña tan frágil, la cual le ofrece otro conejo para que no esté triste.

DSC01384

El lobito acompaña a la niña a su casa, pero cuando llega allí… Todo era mentira y la niña solo quería encerrar al lobo hasta que llegara su padre. Nuestro amigo no puede estar más triste…

DSC01385

A la par de esta historia, nos cuentan el por qué de que la niña y el cazador odien tanto a los lobos, una pequeña leyenda en canción muy triste y tierna sobre la madre de la niña y esposa del cazador…  donde los lobos son culpables y malísimos.

DSC01386

Al final de la historia, el papá del lobo consigue ir a liberarlo y le cuenta la historia de verdad sobre la mamá de la niña, que no era la misma versión que le contó ella… y resulta que los malos volvemos a ser los humanos.

DSC01387

Es una historia preciosa que no se si está en español, no he conseguido encontrar el cuento, pero ojalá lo editen aquí ¡porque es realmente maravilloso!

¿Os han gustado estas versiones? ¿Conocéis alguna versión más de cuentos clásicos parecidas?

Con esto me despido hasta la próxima, ¡un besito y feliz domingo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s