El cuento de Fátima

Fátima es una niña de 9 años que hace dos años escapó de su país y de la guerra buscando un lugar seguro donde poder vivir. No somos conscientes de hasta qué punto lo pueden llegar a pasar mal las personas que tienen que pasar por una situación así hasta que nos encontramos con algo como esto.

Fátima contó su historia a través de unos dibujos que regaló a unos voluntarios que contaron su historia, aunque los dibujos hablan por sí solos.

Han conseguido realizar este maravilloso cuento que ya han traducido al gallego, euskera y catalán. El objetivo de este proyecto es sensibilizar y acercar a la gente a la situación de los refugiados de la guerra en Siria. Están abiertos a otras traducciones, y quién sabe, a financiar la edición del cuento y conseguir fondos para continuar con esta gran labor de ayuda que están realizando.

Os dejo su página de facebook para que le déis a me gusta y tengan más visibilidad. ¡Compartid y que todo el mundo lo pueda ver!

Necesitamos que este cuento de la vuelta al mundo.

NINGÚN NIÑO DEBERÍA TENER QUE PASAR POR ESTO.

EL CUENTO DE FÁTIMA

1

Me llamo Fátima. Tengo años nueve y soy de Siria, un país precioso que se encuentra debajo de Turquía. Esta es nuestra bandera.

13698144_273883606317184_4127517214958976904_o

Soy la mayor de cinco hermanos. Junto a papá y mamá hacemos un gran equipo. Colaboramos en las tareas de casa y nos gusta jugar y dar paseos por el campo.

13731975_273883639650514_2101795644329089520_o

En Siria, teníamos una casa enorme. Y muy cerca de ella había un río. A mí me encantaba correr detrás de las mariposas y luego tumbarme sobre la hierba verde y escuchar el trino a los pájaros.

13735150_273883672983844_6160045466315862591_o

Un día, estando sentada a la sombra de unos árboles, vi cómo grandes bombas venidas del cielo caían sobre mi ciudad.
Sus explosiones eran tan fuertes que hacían temblar la tierra. Se destruían las calles y se incendiaban las casas. Sentí mucho miedo y corrí llorando a más no poder.

13708169_273883706317174_8800855714224557957_o

La gente grande decía que eso era porque estábamos en guerra, que Siria estaba en guerra. Entonces surgió La Armada Libre de Siria (que es la bandera que he pintado a la derecha) decían que era un ejército que se había creado para protegernos.

13669286_273883702983841_8310914482629901488_o

Yo no entendía nada de lo que estaba ocurriendo, sólo sabía que mucha gente moría cuando estallaba alguna explosión. Perdí a muchos amigos por culpa de las bombas.

13734917_273883736317171_4587169624535436911_o

Mi casa también se quemó. Así que decidimos marcharnos de Siria. Mamá estaba muy triste porque tuvo que dejar muchas cosas.

Las maletas debían ser pequeñitas para que no nos estorbaran durante el viaje. Yo tuve que dejar mis juguetes y sólo pude traerme mis rotuladores y mi cuaderno de dibujo.

13735673_273883769650501_7970681943045834122_o

Entonces fuimos a Turquía, al país vecino. Llegamos hasta la playa, donde pude ver el mar por primera vez. ¡Es tan bonito! Es inmenso y azul y está lleno de peces de colores.13701048_273883809650497_4669166350993952606_o

Allí subimos a un barco con muchísima gente. Mis padres decían que iríamos a Europa porque allí encontraríamos otra casa donde vivir felices y sin bombas.
El viaje fue duro y triste. Olas gigantescas golpeaban la barca y algunas personas cayeron al mar sin poder ser rescatadas. Mis padres y mis hermanos nos abrazamos tan fuerte, que el mar no pudo con nosotros. Llegaron otros barcos a rescatarnos, lanzaron unas cuerdas y nos ayudaron a llegar hasta la playa. Por fin estábamos en Europa.

13737646_273883779650500_1586649324894614964_o

Nos llevaron a un campo llamado Idomeni que queda en medio de la naturaleza y cerca de las vías de un tren. Allí pusimos una tienda de campaña para poder dormir. Mucha gente de mi país también acampó con nosotros.
Yo estaba feliz porque allí pudimos jugar nuevamente entre las flores y escuchar el sonido de los pájaros por las mañanas. Papá y mamá, en cambio, seguían tristes porque echaban de menos nuestra casa y ya no tenían trabajo. Se aburrían mucho durante el día.

13730781_273883822983829_6273129829185086154_o

En Idomeni pude ir una escuela que estaba dentro de una tienda de campaña enorme. Aprendí un poquito hablar el inglés y pude compartir con otras niñas y niños. En esa escuela teníamos muchos cuadernos y rotuladores de mil colores. Me lo pasaba muy bien, jugando, aprendiendo y pintando todos los días.

13734925_273883846317160_4476171458261261157_o

En Idomeni, la gente hacía largas colas para pedir la comida, pasaban muchas horas esperando y a veces se peleaban entre ellas si alguno se quería colar. Había un equipo llamado Team Bananas que nos repartía plátanos todos los días.

13701077_273883882983823_9158430405500941316_o

Una noche, unos policías nos dijeron que ya no podíamos seguir viviendo allí y nos echaron de Idomeni. Así que hicimos nuevamente las maletas, recogimos nuestra tienda y nos fuimos a otra ciudad que se llamaba Oroekastro.

Aquí es donde estoy ahora. Me ha dado mucha pena abandonar Idomeni, porque no sé si volveré a ver a los amigos de la escuela y a tantas personas buenas que conocí allí.

13719444_273883902983821_4920795022948918801_o

Ya no vivo en medio del campo, aquí casi no hay pajaritos ni flores por ninguna parte. Vivo en una fábrica abandonada, en un pabellón enorme repleto de nuevas tiendas. Todo está rodeado por una valla muy alta y siempre hay policías armados vigilando quién sale y quién entra.
La comida viene todos los días en grandes camiones, pero no es muy buena y a veces viene completamente dañada. Algunos amigos de Idomeni nos lanzan comida desde el otro lado de la valla. Aquí los días son muy aburridos, no hacemos nada más que esperar y esperar. Papá y mamá, ya casi no hablan como antes, pero yo estoy segura que es porque este sitio no les gusta mucho.

13708380_273883946317150_4469244385585020318_o

Algunos días vienen personas de otros países a vernos, a jugar con nosotros y a pintar. Me lo paso muy bien y he logrado hacer nuevos amigos..

Pero a medida que pasan los días, más echo de menos mi casa de Siria, el camino al río tan lleno de flores y pájaros, el poder ir al cole, el ver a mis amigos de siempre y pasear por el campo.

13719571_273883972983814_110066884101525029_o

Deseo que pronto volvamos a vivir en una casa grande. Me da igual el país, porque ahora sé un poco de inglés y puedo hablar con más gente. Deseo volver a ir al cole, deseo correr y trepar por los árboles.

13717227_273883986317146_970673525847971643_o

Pero lo que más deseo es que papá y mamá vuelvan a sonreírnos y que volvamos a ser tan felices como lo éramos antes.

13641216_273883992983812_8314304169253734066_o

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s