EXPERIMENTO: HACER UN RELOJ CON UNA PATATA

¡Buenos días de nuevo a todos!

No os he hablado mucho sobre el colegio que me ha tocado este año. La verdad es que no me ha dado tiempo de nada! Y no es una excusa 😛

Como os dije, es un colegio un poco diferente a lo que estoy acostumbrada. Lo llaman “de difícil desempeño”, y vaya si lo es. El 90% de los alumnos son de etnia gitana, y tengo que reconocer que me ha resultado muy difícil amoldarme a este nuevo centro y a las características de estos niños. Al final no dejan de ser niños igual que los demás, pero su entorno hace que sean niños poco motivados por el colegio, con muy pocos intereses por aprender nada, muy desconfiados con las personas y en algunas ocasiones con unos valores un poco cuestionables.

Después de dos meses y medio con ellos, la verdad es que estoy encantada con ellos y les he cogido muchísimo cariño, ¡qué pena que después de navidades me voy!

Como os decía, me ha costado mucho aprender a cómo poder motivarles y transmitirles las ganas de aprender y curiosear, ya que lo que normalmente me ha funcionado a la perfección con otro tipo de niños, en este cole ha caído en saco roto (no todo, pero la mayoría de las cosas).

Todos los profes que me leéis sabéis que a veces es muy difícil salirte de lo normal e ir un poco a tu aire, porque nos exigen muchas cosas que cumplir (fechas, exámenes, contenidos aprendidos…)

Muchos de los contenidos de la LOMCE son bastante ridículos, básicamente porque han adelantado muchos a cursos más bajos que no tiene sentido, ya que los niños no están preparados para asimilar tanta información de golpe. Un ejemplo de esto es poner como objetivo que los niños de primero de primaria tengan que saberse las tablas de multiplicar del 1, 2, 3 y 5, cuando todavía les cuesta sumar con llevadas.

Cumplir la actual ley educativa al pie de la letra es prácticamente imposible. Pero bueno, a lo que iba que me voy por las ramas. Entre otras clases, doy ciencias naturales y ciencias sociales en 5º de primaria. Este es el curso que más me ha costado adaptarme (todavía estoy en proceso) ya que la verdad es que es como estar lidiando con adolescentes.

Decidí que iba a trabajar siguiendo el libro poco o nada, porque así no conseguía ningún tipo de interés. Así que decidí pasarme por Dideco y su zona de ciencia a ver qué podía encontrar… Sabéis que me encanta Dideco y que siempre que voy encuentro lo que busco. Más o menos sabía lo que buscaba, y después de ver todo lo que tenían me decidí y compré esto:

image1

¡Un kit para hacer un reloj con una patata!

Ya había oído hablar de él, pero nunca lo había probado, así que decidí darle una oportunidad a este experimento a ver qué aceptación tenía entre los niños. ¡Y la verdad es que no les defraudó! Os dejo el enlace de Dideco donde lo podéis comprar. Es muy baratito y se puede usar varias veces.

Os enseño lo que trae el kit:

image2

Dos barritas de cobre y dos de zinc (electrodos)

Un reloj digital con dos cables, positivo y negativo

Un cable puente para hacer el circuito

Dos vasitos de plástico por si queremos probar el experimento con algún líquido conductor

Pegatinas para fijar los empalmes (aunque no nos han hecho mucha falta)

El experimento consiste en unir el cable rojo del reloj (positivo) con la barra de cobre y el cable negro del reloj (negativo) con la de zinc.

image3

Después, unimos la otra barrita de cobre y la de zinc con el cable puente.

Una vez tenemos hechas todas las conexiones, sacamos las patatas, limones o fruta que hayamos traído y clavamos la barrita de cobre que está conectada al reloj en una de las patatas y la de zinc en la otra. Hacemos lo mismo con las que están empalmadas con el cable puente, alternando: en la patata en la que hemos clavado la de zinc clavamos la de cobre y en la otra alrevés, sin que las barras se toquen.

image4

Veremos que el reloj empieza a funcionar nada más rozar la última barrita que clavamos.

image5

Los niños han alucinado, y hemos intentado hacer diferentes combinaciones: con dos patatas, con una sola, con una patata y un limón, con agua con sal, con zumo…  ¡hasta han probado a hacerlo con la lengua!

Os dejo unas fotos  del momento en el que han hecho funcionar el reloj, ¡no se lo creían! También de todas las mezclas y combinaciones que han hecho trabajando en equipo con el fin de hacer funcionar el reloj.

image6

image7

image8

Nos lo hemos pasado genial, me ha sorprendido este experimento para bien por todo lo que ha generado en el aula. Es la primera vez que les veo interés por algo, motivación y el querer experimentar probando cosas nuevas.

¡Animaos a hacer este tipo de actividades en el aula!

Repito que es genial, además podéis reutilizar los materiales para volver a usarlo en otras clases. Os vuelvo a dejar el enlace de donde comprarlo AQUÍ.

Os dejo un vídeo en youtube en el que un chico explica genial cómo es el experimento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s